De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



30/10/07


30/10/07

Hoy vamos a analizar el tema de los empleados públicos.
Actualmente me encuentro de espía en una de estas oficinas públicas. Sshhhh, no debería estar revelando esta información, corro peligro. Pero estoy dispuesta a asumir las consecuencias, con tal de sacar la verdad a la luz.
En mis días como empleada pública, he podido analizar a fondo el comportamiento de estos seres que el pueblo tiende a odiar, criticar y un poco a envidiar también. Vamos, sean honestos, a más de uno le gustaría estar sentado en su puesto de trabajo sin hacer nada, tomando café, charlando con el de la sección de enfrente y todo esto sin un jefe botón que les descuente del sueldo.
Pero volvamos a mi experiencia personal. Soy de los que piensan que no se puede opinar sin fundamento. Por eso me he llenado de fundamentos en estos 2 meses.
Mis compañeros de oficina, lejos de estresarse por el qué dirán, juegan pacificamente al solitario en sus máquinas. Toman mate, se ponen al día, intercambian recetas y chequean sus correos. Sin mencionar a la que diariamente llama a su madre y se queda hablando con ella 1 hora reloj.
Pero la realidad es que estos seres inofensivos, que no hieren a nadie con sus no-actos (bueno, ta, así está el país, blablabla, pero no le echen las culpas sólo a ellos, víctimas del sistema), no tendrían ningún otro lugar donde estar. Si no fueran empleados públicos, qué otra cosa serían? Quién los querría en su oficina? Ellos nacieron para ser empleados públicos, ese es su destino. Y en ningún otro lugar les darían acogida. Así que lávensennn la boca antes de hablar mal de mis emigos los empleados públicos, gracias a los cuales hoy puedo escribir esta entrada en mi blog.

pd: si algún lector de este blog se siente herido de algún modo en sus sentimientos le pido disculpas. Si alguno de uds. es empleado público y ha visto reflejado aquí su comportamiento, le pido que haga un experimento y se fije, en este exacto momento en el que está leyendo el blog, dónde se encuentra?? En su oficina pública quizás?? sshh, no diga nada, no es necesario.

2 comentarios:

!ngrata dijo...

YO siempre tuve la sospecha que eso hacian nuestros funcionarios publicos, no creo que aca en mex sea diferente...y me lo acaban de confirmar!!!
Ya te linkiee de mi blog!!

alejandro dijo...

leo esto con una sonrisota, en mi oficina pública, escuchando reggae y tomando mate.
¡maldita!