De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



28/11/07



Cuando vi su cuerpo sin vida, tan pálido, tan inerte, lo supe por fin: qué poco somos...

En ese instante me di cuenta de que la vida se pasa tan rápido, que a veces no llegamos ni a valorarla.

Me quedé unos minutos en silencio, con los ojos cerrados, como muestra de respeto al que una vez supo acompañarme día y noche.

Luego respiré ondo y tiré de la cisterna. El pecesito dio algunas vueltas y finalmente se lo llevó el torrente de agua.


2 comentarios:

Sebastian dijo...

ayyyy ayyyy ayyyy pastiche girl
No abuses de la Infantoescritura, no hasta llegar a límites imprecisos, quizá la idea es buena. Pero que la necesidad de actualizar a tu hijo no te lleve a la perdición.

!ngrata dijo...

jajajaja.......malvada!!!
Cruel pero bueno......
Un saludo desde mex