De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



6/10/09


Que haya elegido hoy de entre todos los días para ir a hacer un mandado que hace tiempo tenía que hacer.
Que a último momento haya decidido tomarme el D1 en vez del Inter.
Que me haya dormido en el viaje y me haya despertado una parada después de la que debía bajarme.
Que al bajarme, haya decidido (por mula) tomar la ruta más larga en vez del atajo.
Que en vez de tomarme otro ómnibus para aprovechar mi boleto 1 hora, haya preferido caminar porque "el día está tan lindo"...

Todas esas decisiones juntas, en ese orden y no otro, hicieron que me cruzara con alguien que hacía más de diez años no veía.

Supimos ser mejores amigas desde los 10 hasta los 16 años. Edad esta, en que las diferencias de carácter y otras complejidades de la adolescencia hicieron que nos alejáramos (manera sutil de significar que nos agarramos de los pelos, la odié y la decreté muerta de ahí en más).

Pero uno se hace "adulto" y esas peleítas ya no importan. Menos después de tanto tiempo sin saber nada, absolutamente nada la una de la otra.

Así que al cruzármela, y ya que el destino se había empecinado en provocar ese cruce, no me hice la distraída mirando para el costado (cosa que hago a menudo) sino que la miré fijo.
Hubieron unos segundos de duda "será o no será ella", hasta que llegó el reconocimiento mutuo, sonrisa, desvío del camino inicial para un saludo apropiado.

No digo que nos abrazamos y lloramos en la vía pública. Pero estuvo bien ponernos al día.
Es interesante reconocer que la gente existe aunque la hayamos dejado de ver.
Siempre me llamó la atención eso (algo como lo que dice Borges en el episodio del enemigo).

Dicho lo dicho, y mandados los saludos pertinentes a las familias en cuestión, nos despedimos amistosamente y seguí mi ruta.
Durante más de una cuadra me estuve riendo sola...
y pensando en este post.

16 comentarios:

El viento a contramano dijo...

Primero viene la duda “me saludará, se acordará de mí?”, después la vergüenza o la indiferencia “mejor ni la miro, sigo derecho, me hago el boludo”… hasta que saludamos, hablamos así sin más, dejamos que las cosas fluyan, transcurran y finalmente nos vamos, cuando decidimos no seguir derecho sin saludar, sonriendo, con ese dejo de nostalgia propio de los reencuentros después de tantos años…

Linda anécdota pastiche… chauu che… hasta la próxima!!

Nandor dijo...

...y digo yo, ¡¿el mandado?!

Pablo G. dijo...

Viste como también te pasan cosas cuando salís a caminar?

Marina dijo...

dos cosas. una: qué lindo querer escribir algo. que sale fuerte, de adentro. y dos: como nos olvidamos a veces de que la gente existe aunque nosotros no las veamos. lindo!

chica pastiche.- dijo...

EVACM| esta vez lo que más me dejó sonriente no fue el encuentro en sí, sino las causalidades que llevaron al encuentro. en eso me fui pensando...

Nandor| uy ! el mandado !! viá tener que volver. (prrrrrr)

Pablo G| sabía (SABÍA) que me ibas a salir con eso, jajajaja

Marina| más que olvidarnos de que existen, nos olvidamos de que el tiempo pasa para ellos también. que las cosas cambian para ellos también. está bueno saber eso.

SALUDOS A TODOSSSS
FELICES PASCUAS !!

¡Jotapé! dijo...

Ay, metés Borges, Pastiche. Estás elevada, che. Tirame algo más terrenal, tirame un gancho, meteme un Zulma Lobato, algo.

Hay una fraseología (?) medio parecida que dice algo así como que "la realidad es aquello que no desaparece aunque dejemos de creer en ella" (o algo así, por ahí iba el bochín, al cabo que ni me acuerdo). Si tu amiga se llamara Realidad la frase ajustaría impecable.

Pablo G. dijo...

Es que el pez por la boca muere chica!

Sobre los reencuentros así... son extraños, eh? Mientras que la naturaleza es sabia y me impide ver demasiado lejos sin los lentes (y así no reconozco a nadie tampoco), nos empecinamos en forzar esos encuentros y le damos de bomba al facebook. No señor... lejos esa gente, y si me la encuentro en la calle le hablo un poco, saludos a las pertinentes familiares, y a seguir la ruta.

Nandor dijo...

Todo esto me hizo recordar una vez, hace mucho tiempo atrás (cuando aún el austríaco no tenía sus efectos sobre mi memoria, o quizá se estaba iniciando), me encontré con una persona, al mejor estilo CP, a la que estaba seguro la conocía, pero no recordaba de donde... lo cierto es que esta duda continuó hasta que esta persona se paró frente a mi y me saludó de forma extremadamente amistosa, no un simple saludo, y toda la cháchara de siempre "que haces!?", mientras pensaba "de donde cornos lo conozco", "como andan tus padres?", "me cacho!, conoce a mis padres también?!"... y así estuvimos cerca de 10 minutos, hasta que nos despedimos... y hasta el día de hoy, no tengo ni la más pálida idea de quien era...

alejandro dijo...

Asumista tu Mulidad. Eso es positivo.

alejandro dijo...

Que sea Roma la que Faustina, que el viento aguce los lápices de plomo del escriba sentado, o atrás de enredaderas centenarias aparezca escrita una mañana esta frase convincente: No hay enredaderas centenarias, la botánica es una ciencia, al diablo los inventores de imágenes presuntas. Y Marat en su bañadera.
Fragmento de Plan para un poema, en "Historias de Cronopios y de Famas", de J. Cortázar.

chica pastiche.- dijo...

Jaj eso que contaste fue típicamente nandoriano.
La próxima vez que te salude te voy a hacer preguntas capciosas a ver si realmente sabés quien soy yo.

chica pastiche.- dijo...

Me parece importante aclarar que "bañadera" es lo que los yorugas conocemos como "bañera".
No es que el pobre Marat se haya suicidado en un ómnibus chiquito lleno de escolares.

Ta, era eso nomás.

Not just a moustache dijo...

yo hubiese mirado para abajo

le tengo pánico al presente de las cosas pasadas

Juan Cruz dijo...

noooo! conseguí YA las fotos de las señales de Lituania! YAAAAA! :)

Anónimo dijo...

Me gustaría a mí cruzarme con vos alguna vez :P

chica pastiche.- dijo...

COMUNICADO OFICIAL:
Este blog ya no aceptará comentarios anónimos.
Se agradece difusión.

Atentos saludos,
La Dirección.-