De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



21/4/10


Una de celulares.

Mi amiga F tiene por costumbre asignar canciones largas para que funcionen como ringtone cada vez que le llega un mensaje de texto al celular.
Así, hubo una época en que cada vez que recibía un mensaje, los tribalistas empezaban a sonar a viva voz: "Já sei namorar, Já sei beijar de língua, agora só me resta sonhaaaar..."
Era bastante molesto, sobretodo cuando le llegaban 10 mensajes al hilo.
Y máxime si no los leía al instante: el celular quedaba sonando eternamente.

Hace poco, tuve que viajar por trabajo a Porto Alegre.
Bueno, el "tuve" no es literal, y el "trabajo" es absolutamente relativo.
Pero suena más interesante decir que tuve que viajar por trabajo a Porto Alegre.
Como mi celular, por muy del siglo 21 que sea, no tiene triple banda y por lo tanto muere ni bien cruzo la frontera, mi amiga se ofreció muy gentilmente a prestarme el suyo.
El intercambio tuvo lugar la noche en la que me iba.
Le llevé mis peces, (porque también ofició de niñera de peces), y cambiamos tarjetas SIM.
Me despedí de Cleo y Ulises con un besito a través de la pecera, di las recomendaciones pertinentes (3 pelotitas de comida para cada uno, 4 pelotitas los domingos), y me fuí.*

El viaje a Porto Alegre duró como 16 horas. El ómnibus no era ni siquiera semi-leito. Creo que un Cutcsa Diferencial hubiera sido más cómodo.
Enfin, yo venía durmiendo bastante mal, dura en ese asiento apenas reclinable, despertándome a cada rato debido a peajes, estaciones de servicio, aduana...

Eran las 3.32 de la madrugada, cuando me despierta una musiquita. Sonaba suave y como a lo lejos.

Hay tanto que quiero contaaarte, hay tanto que quiero saber de tiiii...

Abrí los ojos, malhumorada, mirando alrededor. Estábamos en la aduana. Las luces prendidas. Pensé: "qué molestos... para qué nos despiertan ahora?"
Me incorporé en el asiento, pensando que en cualquier momento vendrían a pedirnos algún dato, quién sabe...
Lo extraño es que el resto de los pasajeros dormía. Acaso no escuchaban la maldita musiquita?

... dime si quisieras andar conmigooo, oooooh, cuéntame si quisieras andar conmigooo, oooooh...

Pasaban los minutos.
Deben haber pasado 7 minutos, mínimo.
Y nadie subía a pedirnos nada. Y nadie decía qué estaba pasando. Y yo ya me empezaba a impacientar.
Que nos dejen dormir!!! Que apaguen esa música diabólica !

...hay tantos caminos por andaaar; dime si quisieras andar conmigoooo...

Una y otra vez, Julieta repetía sus estrofas.
"Ni siquiera son capaces de ponernos otras canciones?" - pensaba yo.
Estaba a punto de levantar una demanda judicial contra la compañía de ómnibus, cuando la persona que se sentaba delante de mí, se dio vuelta entre furioso y somnoliento, y me preguntó con la cara aún marcada por la almohada inflable: - qué es eso!?
Yo respondí, también furiosa: - no sé ! no entiendo qué quieren de nosotros!
Él, más confundido que otra cosa, señaló mi cartera y repitió: - eso, qué es!?

Entonces todo cuajó.
Como una revelación, como una luz divina que me iluminaba desde el más allá, y me dejaba ver todo claramente. Incluso hubieran sonado arpas ambientando mi lucidez, pero no fue posible porque la Venegas seguía preguntando si querían andar con ella.

La música no provenía de los parlantes del ómnibus, sino de mi cartera, más precisamente del celular de mi amiga F, quien había considerado justo darle un descanso a los tribalistas, cambiado así de ringtone.
A su vez, TIM (muy oportuno), me había enviado un mensaje para darme la bienvenida a la red, a las 3.32 de la madrugada.

Al final resultó ser una situación graciosa, aunque no lo piense así el señor del asiento delantero; y aunque debido a eso, ya no puedo escuchar a Julieta sin que me den escalofríos.


*La aparición de Cleo y Ulises nada tiene de relevante, pero me pareció lindo mencionarlos, pobrecines...

4 comentarios:

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

jajajaj, me gustó la anécdota y sumó mucho la nominación de tus peces.Saludos!
En la prox, nos vamos en avión.

El viento a contramano dijo...

jajaja... que gracioso... sólo faltó el que gritase "apagá la musica, loca de m... son las dos de la madrugada" jajaja

yo me hubiera reído de la situación...

y como dice Jennifer, la próxima en avión, así apagas el teléfono al subir, jajaja... chauuuuu!!!!

Margo! dijo...

Nunca esta de mas hacer participes de la historia a las mascotas jajaja!

Espero que hayas disfrutado del Brasil!!!

Y supongo que el sr de adelante, si tuviese un blog, escribiria sobre la misma situacion jajaja

chica pastiche.- dijo...

podríamos hacer una colecta en el blog y mandarme en avión la próxima vez!
:D