De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



30/3/08

El mal humor empezó cuando descubrimos que nos habían tocado los últimos asientos del ómnibus, esos que están al lado del baño y que se llevan los mejores olores (pongan ON a sus captores de ironía).
Incómodos y disgustados, nos abrumó la previsión de un aburrimiento infrenable al constatar que la lucesita de 1,5 cms de diámetro, cuya función es iluminar al pasajero sin molestar a los demás, no funcionaba. Cerré mi libro indignada y me resigné a escuchar canciones repetidas en mi mp3.
A todo esto, la pareja de adelante nuestro, no paraba de amasijarse. Él sobre ella, ella sobre él, una guerra contínua de lenguas que nos tenía a nosotros dos como exclusivos espectadores.
Indeseados espectadores.
No había manera de no verlos, pues la zona central de guerra quedaba justo en el intersticio que hay entre asiento y asiento.
Nos dedicamos a insultarlos en silencio, un poco para evitar la situación incómoda. Otro poco para evitar el aburrimiento que empezaba a invadir el aire, junto con los olores del baño.
Finalmente la pareja dejó un poco de lado tanta melosidad, y se dedicó a armar refuerzos de mortadela.
Hay pocas cosas en este mundo que me disturben tanto como el olor a mortadela.
Nunca sé distinguir si proviene de la mortadela misma o de un eructo de mortadela ingerida horas antes. Tras devorar sus refuerzos de olores nauseabundos, volvieron a la tarea que habían interrumpido minutos antes, o sea, volvieron a la achurada.
Luego de una hora y media de besos, caricias y palabras dulces que por suerte no escuché (tenía el mp3 a todo trapo), la chica se durmió encima del hombro de él, por supuesto. Mientras, él hacía cariñitos con su pulgar en la mejilla de ella. Una escena digna de comerse un puñado de sal gruesa iodada.
Cerré mis ojos y debo haberme dormido yo también.
Cuando desperté, ahí estaban ellos dos, intercambiando sus salivas de un modo abominable. No sé cómo no se deshidrataron.
Sencillamente fueron 4 horas de viaje torturantes. Cuando me bajé, en avenida italia y bolivia, les dirigí una mirada de displicencia que probablemente ignoraron. Pero yo tenía mi venganza planeada. Escribiría en mi blog para desahogarme, ja, los haría quedar como los dos tórtolos asquerosos que mezclaron sus alientos de mortadela en los asientos 42 y 41 de Rutas del Sol.

6 comentarios:

briones dijo...

jajaja

pues igal podrias recarcarles tu ironia actuando con tu compañero de asiento, creo que es mas ilustrativo que miradas reprovativas.


o en su defecto haber reclamado al chofer por no ser notificada de que una pelicula pornografica seria gravada ese dia en ese bus.

saludos

Anónimo dijo...

Carrrrrrrrrrrrrrrrrooooooooooooo!!!
Tengo que entrar a tu blog mas seguido.No tengo much que decir.
Como estas? Te llego mi mail?
tqm.

ann dijo...

Balla venganza jaajaja

Lady Blue dijo...

Saludos!!
A que tipos aquellos, y la verdad que el viaje no fue nada bueno para ti, pero te has desahogado y con una venganza :), pero bueno esperemos que todos los viajes que rezlizes sean mejor.

Me despido espero tu visita en mi blog

Grogal dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here

alejandro dijo...

los muy malditos!