De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



19/4/09

Umbral de exigencia

A la primer cita llegó barbudo, con olor a rata y mal aliento. Tenía un orégano atascado entre los dientes frontales (quién sabe desde hace cuanto) y una lagaña verde asomaba de su ojo derecho.
Todo el tiempo habló de si mismo, de otras mujeres y de carreras en monopatín. No tenía ningún conocimiento musical y entre frase y frase carraspeaba de manera cuasi vomitiva.
Sin embargo, por alguna extraña razón, sentí que debía darle otra oportunidad. Así que tuvimos una segunda cita.

Esa vez llegó 40 minutos tarde. Traía una blusa manchada con tuco (quien sabe desde hace cuanto) y el pelo tan sucio que se podían hacer tortafritas con su grasa.
Mejoraron sus modales a la hora de comer e hizo un par de comentarios sobre arte que me dejaron asombrada. Así que no vi razón alguna para negarle una tercer cita.

A la siguiente vez llegó puntual. Vestía un pantalón estampado y una camisa negra. Se había peinado con cera y olía muy rico.
Escupió un par de gargajos durante la cena e hizo comentarios racistas, pero decidí ignorar ese detalle. Recuerdo que esa noche pidió el vino más caro de la casa, pero luego no pagó la cuenta argumentando que no había podido pasar por el cajero.

A pesar de todos los puntos en contra, este muchacho me interesaba. Así que seguimos saliendo varias veces más. Al revés de lo que yo hubiera esperado, cada cita era mejor que la anterior. Cuando ya íbamos 1 año de relación, decidimos festejar saliendo a un boliche en Pocitos.
Se apareció tan bien lookeado que casi no lo reconocí. Su perfume se sentía desde cuadras a la redonda, hizo comentarios inteligentes y me hizo reír con su humor ácido. Después me sacó a bailar, me compró rosas y me dedicó una canción de Fito Paez que sonaba en la radio. Su conocimiento musical, así como todo lo demás, había mejorado notablemente.

Ya llevamos 20 años de casados y 4 niños. Es el hombre más maravilloso del mundo y un padre espectacular. Cada año me sorprende siendo mejor aún que el año pasado. A veces me pongo a pensar y dudo... será realmente que él cambió? O será que yo me fui adaptando a él?
A veces sólo se trata de bajarle el umbral a las exigencias...

10 comentarios:

-- Diario 2011 : El Futuro Ya ! -- dijo...

JAJjaajajajajjJAjajaj
aJAJAJAJaJ


excelente jajAJAja

Federico dijo...

tal vez sólo se trata de solamente escuchar a la "extraña razón", haya o no exigencias? O sea, si no hubiera existido la extraña razón, quién sabe...

chica pastiche.- dijo...

hummm interesante tu análisis de mi sicología interna.

pastiche chico dijo...

puede ser que quien no tenga expectativas no sufra desencantos, pero no se porque el relato más bien me da la impresión de que la protagonista ejerció una influencia positiva en el muchacho. Que suerte para él! que mejor que encontrar a alguien que te motive tanto como para tratar de ser mejor!

andres dijo...

O mejoró o la interesada se adaptó?. Muy interesante lo sucedido. Me recordó a una peli que vi hace poco. En la que el tiempo actua de variable independiente ante las personas,que esperan el momento indicado, la manera justa y el instante con sabor a designio, para simplemente relacionarce. Es cierto que las cosas más triviales se vuelven fundamentales.

Saludos, Andrés (amigo del Sr. Diario 2011 jiji)

chica pastiche.- dijo...

humm... ese es el kit de la cuestión.

y decime, qué peli es esa?

andres dijo...

perdón por no pasar más. la peli era el curioso caso de benjamin button.

Te dejo mi msn, ya que vi que tmb hiciste un comentarío sobr el. axl_zaitzev@hotmail.com

beso cordíal, andrés.

chica pastiche.- dijo...

benjamin button la relaciono más con "timing", como dice la canción de johansen.
hoy estoy para hacer asociaciones multilocas.

nany dijo...

digamos que talvez el umbral de las exigencias esta regido por lo preconcebido, si le restaramos importancia a cosas que entorpecen la realidad capaz seriamos mas descontracturados y podriamos ponernos un buzo con mancha de tuco sin pensar, capaz que piensa que soy un idiota!

chica pastiche.- dijo...

NANY !!!!!!!
y vos qué hacés por acá ??
jajaja un beso linda