De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



6/3/10


Escucho un ruidito y salto de la cama. La puerta del cuarto se abrió sola, otra vez.
- Te dije que arreglaras la puerta- le digo a mi pareja que sigue durmiendo como si yo no existiera. Seguro que está babeando la almohada.
Ya me desvelé y va a ser difícil que me vuelva a dormir, así que me pongo el salto de cama y me dirijo al living.
Voy yendo de la cama al living.

Prendo la computadora. Voy a ver si juego al buscaminas.
Me da rabia que él siga durmiendo tan pancho.
Subo el volumen de los parlantes al máximo, así cada vez que estalla una bomba hace un ruido bien molesto. Y como estoy jugando en nivel "experto" estallan bombas todo el tiempo.
Después de un rato, y dado que mi maldad no tuvo el efecto deseado, apago la máquina y me voy a la cocina.
Voy yendo del living a la cocina, pero no hay canciones que ambienten eso...

Abro la heladera y la contemplo un rato. Paseo mi vista desde el cajón inferior hasta el primero de los estantes: una zanahoria y media cebolla en una bolsita, un tomate, una manzana, no, dos manzanas. Un pote de margarina cero grasas trans, tres huevos... Ah, qué suerte hay leche!
Agarro una taza del mueble, todo haciendo el mayor bochinche posible. Abro y cierro el microondas con fuerza, toco bastantes botoncitos, dejo que suene después del minuto de calentamiento. Dejo que suene sus tres bips.

Voy caminando hasta el living otra vez. Prendo la televisión mientras me tomo mi leche.
En el canal 5 están pasando el carnaval. Está actuando una agrupación de lubolos o algo así. Son malísimos. Subo el volumen, bien fuerte, un poco más fuerte.
Me entro a reír con ganas, no porque sean graciosos (realmente apestan) sino para molestar.
Pero el tipo no hay caso, no se inmuta. Voy a tener que ir a saltarle arriba?

Me pongo las pantuflas y salgo del apartamento, golpeando la puerta al salir. Llamo el ascensor.
Bajo hasta la recepción y toco mi timbre. Todo mi propio timbre, largo y tendido, dejando el dedo firme en el botón, apretando un rato largo. Ja! A ver si no se despierta ahora!!
Vuelvo a subir en ascensor.

Entro al apartamento con una sonrisa de victoria anticipada. Cierro la puerta con un golpe seco y me encamino hacia el cuarto con paso firme.
Seguro que está furioso. Me da risa imaginar su cara, medio dormido, sin entender por qué mi maldad.

Entro al dormitorio y prendo la luz, con una sonrisa de oreja a oreja:
La cama está vacía, el lado izquierdo permanece inmaculado.

Y es entonces que me acuerdo: - ah, es cierto que yo vivo sola...-

23 comentarios:

Uno dijo...

Te lo digo para que me entendás: relindo.
En serio, me ha parecido muy divertido. Deberías rodar un corto con esta historia. Piénsalo. Le vendría bien un tratamiento de comic.
Un abrazo.

mseo23 dijo...

Me acordé de esta canción...

"Un soplo de aire fresco por el colchón
Y al poco una quietud sorprendente
bajo cero el silencio del refrigerador
cerré los ojos de ganas de verte..."

Patty dijo...

Me encantó. Lo leí sin esperarme ese final divertidísimo. Muy bueno. Me gustan las historias así. Me gusta tu forma de escribir.

Besos.

chica pastiche.- dijo...

uno, no sé si un corto, pero un cómic seguro le vendría bien. lástima que dibujando soy como escribiendo poemas ;)

mseo23, linda canción. la estoy escuchando ahorita.

gracias patty !

chiruste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El viento a contramano dijo...

pero che, ni el vecino se enoja... yo llego a hacer todo ese bochinche de noche y mis vecinos me mandan al diablo, jajaja...

Siempre tan tierna vos!!! chau Pastiche!!!!

Ah, feliz día, señorita... aunque suyos son todos los días :)

Julián dijo...

Delicioso. La autora nos propone, en un filoso juego de clásicas escondidas, la exhumación de la trompada que el cool colesterol ha traído a la horrenda chacra paranoica de la patología occidental. "Un pote de margarina cero grasas trans..."
En un texto donde la ira comunicada circula por los canales del mundo del botón y la tecla (computadora, microondas, televisión, timbre) le quedó bárbaro. Felicitaciones y bienvenida!

chica pastiche.- dijo...

gracias julián, pero bienvenido le digo yo a usté!

y ya que le gusta tanto, le convido unas tostaditas con margarina, qué tal ?

Pulgarcito soñador dijo...

Merde! Me iba imaginando que lo encontrarías muerto! Pero el relato es...mmmmmmmmmmmmm...sabroso!

alejandro dijo...

nadie repara en que esto es una anécdota y no un cuento.
nadie repara en que para pastiche esto es una anécdota y no un cuento.
nadie repara en nada.
nadie.

Julián dijo...

Ale, tú sí reparas! Qué suerte que sí! Albricias!

Chica Pastiche, me gusta la margarina para echarle al puré de papas, pero si las tostadas están calientes, acepto!

chica pastiche.- dijo...

lo que no entiendo, y me llama la atención, es qué le ven de tierno...

Julián dijo...

Ah! Puede ser tierno el texto, pequeña flor de mis pantanos de tela avión, y horrible lo que narra. Una costra no quita la aorta.

chica pastiche.- dijo...

jajajajaja. me ha hecho usté reír sr. julián.
y eso no es cosa fácil eeeeh.


bueno, sí, es re fácil.

Julián dijo...

Por Aristóteles! Decídase!

chica pastiche.- dijo...

ay mijo, qué poco me conoce...

Julián dijo...

=)

chica pastiche.- dijo...

digo, que pedirme a mí que me decida, es como pedirle albóndigas a un duraznero.

can´t japen.

Scarlett dijo...

Y cuando te diste cuenta que vivís sola, te reíste más fuerte...no?

chica pastiche.- dijo...

lo sabrosié, scarlett... lo sabrosié.

eso sí, la puerta sigue rota.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

naaaaaaaaaaa, ese final me sacó una sonrisa cómplice.

El viento a contramano dijo...

¡¡yo quiero albondigassss!!

Se está volviendo cada vez más internacional el blog... y ya acuden famosos también... que bien Pastiche, te vas para arriba!! jajaja

Julián dijo...

¿Albóndigas con pasas de uva?