De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



4/11/10

Uruguayeces.
(toma 2)

Anoche fui con mi madre a un concierto que se celebró en el auditorio Adela Reta, por los 125 años del colegio Santa Elena, (al que asistí los primeros 4 años de escuela).

La sala se llenó totalmente (alumnos, ex alumnos, funcionarios). El ambiente era festivo y de reencuentro.
A nosotras nos tocó la galería alta. Para los que no conocen el Adela Reta, la galería alta está alláaa arriba del todo, la más alta de todas, como su nombre bien lo indica, y sólo llegar a ella y mirar al escenario provoca un vértigo increíble.
Para mejor, nos tocaron 2 asientos en la penúltima fila. Es decir que por una fila no estábamos en los límites mismos del auditorio.

Empezó la celebración. Después de un discurso lleno de palabras que no escuché (no porque la acústica fuera mala sino porque no presté la más mínima atención), anunciaron que se proyectaría un cortometraje elaborado para la fecha en cuestión.
Ahí fue cuando me di cuenta, por adelantado, que algo no iba a salir bien. Resulta que desde nuestra hiper altísima ubicación, las pantallas que habían dispuesto en el escenario para proyectar el video, ni siquiera llegaban a verse.

El video comenzó.
Tal cual lo supuse, desde nuestra galería alta no podíamos ver nada.
Música, reportajes, todo se escuchaba, y si hacías el esfuerzo de agacharte bastante, podías llegar a ver el borde inferior de la pantalla.
Entonces sucedió: la gente empezó a protestar.
Comenzaron aplaudiendo, no como festejo sino como reclamo. Aplausos que tapaban la voz del video. Siguieron con chiflidos, silbidos, gritos histéricos.
Alguien comenzó el cántico "acá-no-vemos-nada!, acá-no-vemos-nada!" y fue seguido por unas cien voces eufóricas.

Los de abajo, que sí veían y que por supuesto no entendían nada, pedían silencio. Se mezclaban los silbidos con los ssshhh y con la música de fondo del video, que seguía trasmitiéndose como si nada pasara.

A esta altura el asunto ya era algo personal. Así que el cántico fue suspendido y en su lugar empezaron a gritar cosas del tipo: "acá arriba también existimos!", y "nosotros también somos humanos!"
Estas frases, eran seguidas por risotadas y aplausos del resto.
Más silbidos. Más ssshhh de planta baja.
Adela Reta, el auditorio más importante de nuestro país, convertido en un estadio. Faltaban los choripanes.

Yo no sabía dónde esconderme. Me abrumaba una profunda vergüenza ajena.
Comprendía el enojo, (por supuesto que fue algo totalmente desastroso por parte de la organización del evento), pero no tenía la culpa el Santa Elena. Y no tenían la culpa el resto de los mil y pico de personas que querían ver el video.

Mientras yo me encogía en el asiento, tratando de desaparecer, las acomodadoras del teatro pululaban entre las filas, rogando comprensión y silencio: "no hay nada que podamos hacer", decían, "por favor, intenten mantener el silencio".
Por supuesto, como siempre pasa en esos casos, en vez de mantener silencio los gritos aumentaban, los cánticos se hacían más fuertes: "que-se-termine! que-se-termine!" , "estamos aburridos! estamos aburridos!".

Finalmente, no lo soporté más y salí al foyer.
Ahí me encontré con decenas de personas, que al igual que yo, buscaban un escape momentáneo a tanta barbarie.

Después de 40 minutos de escándalo, se terminó el video y pudimos volver a la sala para disfrutar del coro, del que mejor ni hablo porque sino me van a tildar de negativa.

Algo es seguro, la próxima vez que quieran proyectar videos, dudo que los organizadores se olviden de las galerías altas, (muuuy altas) del Adela Reta.

8 comentarios:

ojo dijo...

La culturra...

¿Y no estuvo bueno el coro?

¡Buen finde!


PD: Gracias por la bienvenida y el café
, anteriores =)

m a c dijo...

una cosa es clara: las andanzas milongueras rinden mucho más que los conciertos en la adela reta
;)

chica pastiche dijo...

ojo, a decir verdad me agarré un embole importante.
pero tal vez no era culpa del coro, (confieso que yo no estaba bien dispuesta a escucharlos).

m a c, prometo invitarlo a más andanzas milongueras y menos documentales de ballet. trato?

m a c dijo...

me da igual; dónde firmo?

(el peor programa con la mejor compañía siempre es preferible a la opción inversa ;)


ps: no se me vaya a agrandar cp, que le puedo recordar varias opciones inversas, como aquella vez de piriápolis...

· Reina de las Taradas · dijo...

uy uy uy, se complicó el asunto...

Me gusta tu foto de perfil (:

Besito

chica pastiche dijo...

Reina de las Taradas! no sé quién se ha creído que es para auto-proclamarse reina... creo que habemos varias compitiendo por ese puesto :P
Igual sea usté bienvenida, esperamos leerla seguido por acá.

la foto de perfil es cortesía de wattanaii :)

Pablo G. dijo...

La frase "nosotros también somos humanos" es sublime. Yo hubiera cortado todo, y lo hubiera aplaudido a rabiar.

De cualquier manera, sí... qué vergüenza que me dan esas cosas. Más que rabia, vergüenza. Yo no sé dónde meterme :(

pd: se te extraña señorita, piensa volver?

chica pastiche dijo...

yo siempre vuelvo!
el tema es saberme esperar...

saludos pablo g!