De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



30/3/11

El manual.

Hace 6 meses me compré una cámara digital, una de esas reflex que hacen que todas las fotos parezcan más bonitas. Lo primero que hice, al igual que cuando me compro cualquier artefacto electrónico, fue ojear los manuales y explicaciones que traía.
Ojear.
Que no es lo mismo que leer.
Y es que sólo ver el manual, con esa letra chiquitita, y esos 10 capítulos iniciales dedicados a explicar "cómo prender la cámara, cómo ponerle la batería, etc", me dio mucha pereza.

Así que, fiel a mi personalidad terca, me propuse aprender solita las diversas funciones y secretos de mi nueva adquisición.
Le agarré la mano, a fuerza de prepo, prueba y error, y gracias a algunos piques que me fueron tirando los ya familiarizados con este tipo de instrumentos.
Pero claro, igual me sentí frustrada alguna que otra vez.
Y es que por más que uno vaya tanteando, que el obturador esto y que las asas aquello, hay cosas que es mejor entender de un modo más técnico.

Así que un día, preparé mate, me senté cómoda en una mesa, dispuse la cámara a mi derecha y abrí el manual.
Prometo que puse mi mayor voluntad, pero no hubo modo.
A la tercer carilla, mi imaginación se había ido por recónditos parajes, mi concentración se había esfumado en su totalidad y realmente estaba leyendo sin prestar ningún tipo de atención.
Cuando me di cuenta, preferí ser honesta conmigo misma, acepté mi derrota y cerré el manual, que volvió al cajón en el pasaría los siguientes 4 meses, hasta hoy...

Resulta que durante todo este tiempo me he ido acercando a la cámara de diversos modos. Nos entendemos bien, nos gustamos, vamos a decir.
Pero hay misterios que queremos descubrir, la una de la otra.
Y es por esa razón, que haciendo un esfuerzo descomunal, dejé mi ansiedad atada en la puerta, y me inscribí en un curso de fotografía básico; pensando, muy cómoda yo, que el mismo revelaría todos los misterios que por pereza no había querido leer.

Empecé ayer.
Primera clase, y mi ansiedad se revolcaba por escapar de la soga. La ignoré. Presté atención a cada palabra, a cada explicación, hasta tomé apuntes!
Pero cuál fue mi desencanto, cuando al terminar la clase, el profesor-fotógrafo pidió de deberes, que todos y cada uno, leyéramos -por favor- el manual de instrucciones.
Sé que es tedioso, afirmó, pero es necesario.

Así que acá estoy, otra vez en el punto inicial: mate pronto, sentada en una mesa con la cámara a mi derecha. Y ya ven que mi concentración sigue nula, porque en vez de estudiar el famoso manual, me he puesto a escribir este post.


4 comentarios:

Cinty ! dijo...

Estimada,

Tengo una Nikon D90 hace unos meses ya, en Octubre me la compré con todo el sudor del mundo.

Jamás leí ni la primer carilla del manual. También aprendí a los golpes y también me inscribí en FotoClub para ver si encaro algo... Pero no puedo leer manuales, nunca lo hice, no puedo. Aprendo a los golpes...

Y he derramado lágrimas porque las fotos no salen como quiero. De a poco van tomando forma nuevamente.


http://fotografering.blogspot.com

Besote y suerte con eso!

Elevalunas Ecléctico dijo...

¿Para qué concentrarse tanto? Sigue así desconcentrada, mucho mejor esto.

alejandro dijo...

1. Precauciones
1.1.
No ingiera la cámara, su estuche o este manual.
1.1.1En caso de ingestión accidental de la cámara o su estuche concurra sin demoras al centro de asistencia médica más cercano a su hogar. No olvide llevar este manual: puede resultar de fundamental relevancia médica.
1.1.2.En caso de ingestión accidental de este manual, puede descargar una versión on-line de nuestra página web. Recuerde siempre el código de compra de su cámara.
1.2.No tome jamás fotografías a gente supersticiosa: el alma no debe ser tomado como objeto de juego.
1.3.
La empresa fabricante de la cámara no se responsabiliza por el uso que Ud. o sus allegados den a la misma. Recuerde que la pedofilia y su registro fotográfico pueden estar penados en su país.
...

Molly dijo...

En mi casa hay un manual buenísimo, en el que hay mucho texto con letras chiquitas, pero página por medio hay unas viñetas donde el Señor y la Señora Canon pasan por diversas situaciones.
Por ejemplo:
"Oh, desearía tomar una fotografía sin flash pero no hay mucha luz"
"Lo que tienes que hacer es aumentar el ISO o la apertura o bien el tiempo de exposición"


Muy entretenido.