De todo un poco y de nada mucho


Este blog ha sido creado en honor a todos los pastiches del mundo.
Bienvenidos y no olviden dejar sus zapatos en la entrada.
Gracias.



16/2/08


La primera vez entraron por la sala. Rompieron el vidrio, hicieron palanca en la reja y entraron como si tal cosa. Incluso encerraron a los perros en el canil, para que no los molestaran (dicho sea de paso, aquel que compre un perro para protección de su hogar está altamente equivocado). Revolvieron todo, tomaron la coca-cola de la heladera y finalmente huyeron con el DVD y dos bicicletas.

La segunda vez entraron por mi cuarto. Rompieron la persiana, la levantaron hasta poder entrar, revolvieron absolutamente todos mis petates y se llevaron mis anillos y cadenitas de poco valor.

También hubieron un par de entradas frustradas. Una vez por el cuarto de mi hermano que los agarró infragantis justo cuando intentaban entrar. Se asustaron y se fueron. Otra vez por la reja del fondo, y entonces fui yo quien los agarró con las manos en la masa.

Luego de todos estos episodios nada simpáticos, por fin decidimos poner alarma. Nos llenaron la casa de visores, captores de movimiento, lucesitas láser y parlantes de sonido. Ahora si, jojo, intenten entrar malditos !

Pero los malditos no se intimidaron con la alarma. Así que hicieron una tercer entrada en mi casa. Nuevamente lo hicieron por la sala, con la ya famosa palanca en la reja. Los perros no fueron una amenaza, creo que hasta son amigos ya.

Ahora puse un libro de visitas. Los ladrones entran, escriben algo divertido, se sientan a mirar un poco de tele, comen algunos snacks que dejo para ellos en la cocina y luego se van. Les pedí especialmente que al irse dejen bien cerrada la puerta , para que los perros no me entren y me ensucien toda la alfombra. Si me voy tarde les dejo alguna luz prendida para que no tropiecen. Si me voy de vacaciones les dejo un cartelito para que recuerden regarme las plantas. La única regla es que no me usen el baño porque me da un poco de asquito, pero fuera eso, pueden sentirse como en casa.

2 comentarios:

briones dijo...

jajaj asi es, si no puedes contra ellos uneteles.

aqui en mi casa pasaba algo similar, y ahora que la puerta ni cerradura tiene (realmene no tiene, la empujas y se habre) nadie entra. ¬¬si no les pones algun reto al perecer no se interesan.

saludos

chica pastiche.- dijo...

hummmm interesante análisis...
lo que sí ya dejamos de hacer hace rato es cerar la puerta de vidrio con candado, porque nos rompían el vidrio que salía más caro que lo que robaban, así que ahora la puerta de vidrio queda abierta.